martes, 28 de octubre de 2008

Ruido perdido en Niza

No sé bien por qué, pero sigo oyendo un ruido perdido en Niza.
Llueve frondosamente, afuera, pero me da igual, no tengo ya esperanza de que salga el sol, al menos hoy. Y en Niza, un ruido perdido, acecha con suavidad tu alma, y tu ni te enteras.
Si no lloviera saldrías afuera. Y tal vez te irías a Niza, a buscar un ruido perdido. Pero llueve, y tan sólo lees ese palpitar inhumano de voces.
No te castigas como antes, ya empiezas a reir. Y la espalda te duele. Por eso, por reir, y por leer palpitaciones y por oir un ruido perdido en Niza. Pero te gusta, eres así. Algunos pasan de largo y ni te miran. Como los que pisan margaritas en el campo, igual. Incapaces de tener brillo en los ojos. Paralìticos del alma rota. Quebrados irremediablemente en el amor.
Y sin saber muy bien por qué, sigo oyendo un ruido perdido en Niza.


¿cómo funciona el pensamiento?


Saludos.

3 comentarios:

Gonzalo dijo...

Me ha encantado este post. Es muy poético. Despierta sensaciones, emociones... pero no he entendido nada.
Que es ese ruido? simboliza algo?
Rafa, explicamelo o me muero de impaciencia, por favor!

Rafa dijo...

Ja ja ...
Gonzalo, Gonzalo...
Que parece que no me conozcas...
"un ruido perdido en Niza" es una frase que escribí hace mil años, y que no sé porqué, pero siempre me ha gustado. Y al escribir este post me vino esa frase a la cabeza y luego todo lo demás.... Yo tampoco entiendo nada! ja ja
Son cosas de la mente.

Gonzalo dijo...

Ja ja ja !!!

Acabáramos!!

Mejor así. Es pura poesia.