martes, 29 de julio de 2008

Babé, B,A,B,E, con acento en la é.

Babé, B;A;B;E, con acento en la é, así me llamo...-eso enfadaba mucho a Babé cada vez que tenía que explicarlo. Su nombre no sonaba beibi, su nombre sonaba Babé, de Babélica. Y Babé se ponía muy nerviosa al explicarlo. Tal vez por eso ese cuerpo estaba ahora en su habitación. Acuchillar un cráneo no es fácil, pero Babé tenía el nervio de una ballesta y una fuerza salvaje que le extasiaba en su apocalipsis sangriento.
Cuando la Mosca se llevó el cuerpo y limpió la habitación Babé cambió el cd que estaba escuchando y puso Triana: .."necesito respirar, descubrir el aire fresco y decir cada mañana que soy libre como el viento...".
Afuera, a unas manzanas el partido había terminado y ellos salían de casa riendo y fumando. Babé no supo que había otra con ellos...

continuara´....


pta: Me marcho de vacances...tal vez hasta septiembre no contínue la historia, y me jode porque tengo mil ideas, pero bueno....
Que lo paseis genial este verano y nos vemos a la vuelta....
Besos.

Salpicaduras

Lo que menos le importaba a Babé eran las salpicaduras. A veces las dejaba unos días porque le gustaba mirarlas. Pero ahora, en verano aquello se ponía horrible de moscas y no tenía otro remedio que limpiarlas. Babé estaba escuchando la bso de Sobreviviré con los ojos cerrados, fumando y moviendose lentamente por la habitación, teniendo mucho cuidado de no tropezar con el cuerpo. Por la tarde vendría La Mosca y se llevaría el cuerpo. A Babé no le importaba saber qué le pasaría después, ella simplemente se encargaba de la primera fase: acuchillar miles de veces al elegido aquel día.
El cuerpo del suelo parecía muy jóven, no más de veinte. La cara era imposible adivinarla. Sólo había cortes y sangre, pero a Babé le daba igual, ya que ella recordaba siempre la cara de los cuerpos.
No muy lejos los tres chicos cenaban pizza mientras veían un partido de fútbol por la tele. Babé no se los imaginaba sin sus caras. Aunque tal vez éstas algún día desapareciesen...

continuara....

jueves, 24 de julio de 2008

El plan de Babé

Babé no pensaba en la edad que tenía. Ella seguía siendo igual que siempre. Ella no cambiaba. Si acaso cambiaba el resto. Babé ya se acercaba a los cuarenta, pero Babé no tenía edad. Cuando veía la tele en el salón de su casa mientras se tomaba un helado, Babé reía con tranquilidad. Le gustaba ver la tele, ver series de humor.
Cuando llegaba el fin de semana, Babé se emocionaba. El sábado ya empezaba eligiendo la ropa con mucho cuidado, aunque al final casi siempre se pusiese vaqueros y camiseta. Se daba baños muy largos y tranquilos. Ponía mucha música. Hoy sábado escuchaba Radio Futura. Cuando acabó su baño, se vistió y fumó durante un rato. Luego bailó con los ojos cerrados. Se calzó sus botas, se aseguró de tocar el frío filo y salió a la calle. Como siempre tomó un taxi. Nunca hablaba con los taxistas, nunca; tan sólo les daba la dirección y miraba por la ventanilla. Cuando llegó al local repitió su rutina, se acercó a la barra, se pidió un ron con cola y fumó observando a la gente. Ellos jugaban al futbolín y reían y bebían y fumaban. Babé fue al baño. Para ir al baño tenía que pasar por el futbolín. Pasó rozando al Guapo que ni se dió cuenta, acababa de meter un gol y lo celebraba efusivamente. Babé, mirando al suelo, fué al baño. Se bajó los pantalones y se sentó. Tocó el cuchillo con suavidad. Cuando salió ellos ya no estaban. Fué a la barra, se acabó la copa y se puso a bailar con los ojos cerrados. Fumó un rato.
Babé sabía que todo aquello cambiaría algún día. Ella tenía un plan. El plan de Babé.

-continuará-

martes, 22 de julio de 2008

Babé escuchaba música de los ochenta. Su vida, en cierta manera, permanecía atada a todas esas canciones. Babé pensaba: "..tiene un plan para poder escapar", "a quien le importa", "amor, la noche ha sido larga y llena de emoción", "tribus ocultas cerca del rio..", "he oido que la noche es toda magia.."..y así hasta un largo etcétera. De echo muchas veces actuaba como si esas canciones fuesen su forma de ser. "sali de casa con la sonrisa puesta...", "es un huracán profesional que viene y va" , "muy bien, lo estás haciendo muy bien..", "hay un tipo dentro del espejo que me mira con cara de conejo", "no tengo problemas de amor, lo que me pasa es que estoy loco por privar..".
Babé guardaba su colección de vinilos, aunque no ha podido resistirse a la tentación del mp3. Se pasa el día oyendo música, y cuando llega la noche esas canciones cobran vida e incluso la guian a veces.
Babé vivió los ochenta con la fuerza de los veinte años. Ahora buscaba otra cosa diferente a aquella diversión efímera de los fines de semana. Babé tenía un plan.
Mientras tanto, ellos entraban en el otro garito. Y reían, bailaban, ligaban, fumaban y se drogaban. Tres tíos de los ochenta. Ese era el plan de Babé.
-continuará-

lunes, 21 de julio de 2008

Ellos

Cuando en el vaso tan sólo quedaban los cubitos, Babé se decidió a subir.
Al fondo, en la barra, como siempre estaban ellos. Los tres.
Babé se puso en el otro extremo de la barra donde podía verlos reirse. Se pidió un ron con cola y los observaba. El Guapo estaba contando algo que parecía muy divertido, ya que el Cuerpo y el Raro no paraban de reir.
Babé no quiso cerrar los ojos. Fumó y bebió durante un rato.
Alguien se le acercó y trató de darle conversación. Babé ni lo miró. Babé acarició su bota derecha y con el índice rozó suavemente la empuñadura del afilado cuchillo. Mientras el extraño insistía en ofrecerle una copa. Babé lo miró y vió que era casi un niño. Vete, eres muy joven aún- le dijo seriamente.
Ellos estaban pagando sus copas, se marchaban. Babé cerró los ojos.
Cuando los volvió a abrir ya no estaban. Babé se levantó y se marchó.
La noche vivía con fuerza, pero esta noche tampoco sería la elegida.
Babé se metió en un taxi, cerró de nuevo los ojos y lloró.

-continuará--

viernes, 18 de julio de 2008

Primera historia de Babé

Babé siempre lloraba a solas.
Sonaba aquella oída canción de Maná y Babé apuró la copa. Ron con cola, como ellos. Se abrochó el pantalón. Estaba muy delgada. Apagó el cigarrillo en un cenicero abarrotado de colillas. Pulsó la tecla "repeat" y la canción volvió a llenar la habitación. Se puso otra copa, encendió otro cigarrillo y con los ojos cerrados se puso a bailar despacito.
La noche empezaba a renacer, la gente acudía poco a poco a los locales. Babé pagó al taxista y al bajar del coche observó cómo éste le miraba el culo. Babé le enseñó el del medio. El portero no hizo ni una sola mueca y Babé pasó a su lado sin mirarle. Abrió la puerta y un golpe de música y humo le dió en toda la cara. Cruzó la pista y vió el futbolín vació. Estarán arriba, pensó. Se acercó a la barra y se pidió una copa. Ron con cola, como ellos. Arriba se oía música. Encendió otro cigarrillo y cerró un rato los ojos.

-----continuará-----

jueves, 3 de julio de 2008

Carta de un poeta cabreado

Esto lo escribí hace años. La verdad es que hecho de menos cierta arrogancia muda.

CARTA DE UN POETA CABREADO

Estimado señor D. Juan Mendivil, editor jefe de Ediciones Lunáticas:
El motivo de la presente no me es nada grato compartirlo y menos con usted , pero como caballero y poeta en que me tengo en estima, me veo obligado a comunicarle lo siguiente:
no recibirá ni una sola palabra escrita por mí, ni una triste letra solitaria. Mi obra dejará de ser conocida, y nadie podrá disfrutar (o sufrir, que de todo tiene que haber) la lectura de mis poemas y no crea, que a pesar de tener usted parte de culpa, nada le reprocho, pues su trabajo se tomaba en acentuar y corregir, en cambiar palabras de sitio y en puntuar sin permiso. Aunque nunca comprenderá que para un artista no hay insulto mayor que la de trastocar y transformar su obra, ¿se imagina que pensaría Miguel Angel si su David portase un miembro poderoso como su cuerpo, a excusa de que al público más le agradaría y se vendería mejor su imagen?¿o una Gioconda desnuda? no señor mío, el arte nace tal cual es y nadie debe cambiarlo ni tratar de modificar en aras de una busqueda de la belleza lo que el autor, artista, creó en la soledad de su inspiración. Y si usted consideraba que mi métrica, o la utilización de verbos, adjetivos, y pronombres no era la más adecuada, tan sólo debía estapar una firma que clausurase mi contrato (un documento de esclavitud, recuerde, no de sumisión) pero nunca debió engañar a los lectores que pusieron en mi boca cosas que jamás dije o que dije de otra manera.
Y si, como dije, usted tiene parte de culpa, el resto de la responsabilidad recae tan sólo en mí. A partir de este instante tan sólo tendré un lector que seré yo mismo, mi más fiel y asiduo lector, mi gran admirador, y mi crítico más adorado. El egoísmo de tal decisión es grande, lo reconozco, pero todo el mundo es egoista con lo suyo, y yo no seré menos, me sentaré en mi sillón y seré el único mortal que se deleite de mi poesía, seré la única persona que dé forma a unas ideas en verso, que, interprete en definitiva, el sentir del poeta.
Pero ya sabe que no le guardo rencor, al contrario, al comienzo usted se interesó de veras por mi pluma, pero pronto prefirió la plata a la pureza del artista, usted me prostituyó y vendió al mejor postor para dolor mío; cuando abría un libro con mi nombre en grandes letras y apenas podía reconocer mi escritura ni mi manera de expresar mis ideas. Me hizo ganar dinero y fama, sí, pero ahora, cuando comprendo la importancia de ser fiel a uno mismo y de darse toda la importancia del mundo, en detrimento de mezquinas arrogancias estilísticas y monetarias, ahora, como digo, he decidido hacer de Juan Palomo y mandar a usted y al resto de la humanidad a tomar por salva sea la parte.
Atentamente, Alberto Alcaide Almunia "Alalal"

Post escriptum: como forma de compensación económica sobre la parte no cumplida del contrato firmado por su servidor (su exservidor) y aunque conociendo las reglas del derecho privado y laboral en lo referente a contratos editoriales según las cuales carezco der ninguna obligación de entregarle nada por mi parte, he aquí una última muestra de mi generosidad que supongo que utilizará en agrandar su cuenta correinte y en disminuir la de los sufridos e ignorantes lectores. Mi testimonio se llama "El aleteo del egoista" y dice:
un día amaneció diferente a los demás
ya no tenía ni tu sorrisa ni tu amor
y mucho menos tu cuerpo en mi fría cama
un día de perros, pernsé desde la ventana - o de gatos-
No llueve, ni hace sol, ni recuerdo ya
ni tu sonrisa ni tu amor -o tu olor-
Adoradores del becerro de oro frente al televisor
y quiero decir algo más señores,
algo que guardo en mi corazón, que creció poco a poco
y al final logró salir sin dolor y escapar del extraño muro
que tambien carece de color,
señores: que les del por el culo
con todo mi desamor.

Alalal, Jaén, 1987

miércoles, 2 de julio de 2008

Just like honey

Ya sé que es un topicazo, pero no puedo evitarlo, esta escena es lo mejor de lo mejor. La he visto miles de veces y aún ahora se me pone la piel de gallina. Cuando suenan por primera vez esas guitarras algo dentro de mí se derrumba.
¿qué mejor forma de decirse adios?
Supongo que algo tendrá que ver que la persona que ha ideado esta escena sea una mujer, ya que hay algo especial muy dificil de explicar, al menos para mí.
En fin, el caso es que estaba viendo videos en youtube y de nuevo apareció éste. Me he emocionado un poquito y he querido poner un post al respecto.
Supongo que algo de especial tendrá cuando despierta esa emoción dormida.
Os dejo el vídeo abajo, para que la disfrutéis una vez más.

Por cierto, y por si alguien quiere saberlo, lo que se dicen es lo siguiente:
- i have to be leaving. But i won´t let that come between us. ok? ok. Gasp.

video

martes, 1 de julio de 2008

Esta mañana

Esta mañana no sabía si lo encontraría. La verdad es que no busqué mucho, tan sólo lo necesario para darme cuenta de que no lo encontraría. No sé si fue el calor o el pesar de no encontrarlo lo que hizo que una pesadez enorme se adueñó de mí. Mis ojos iban de un lado a otro buscando con ansia pero sin rigor. No. No. No. No, tampoco ahí estaba.
Una hora y media más tarde comprendí lo inevitable: no lo encontraría; al menos hoy.
Ya en casa me quité la frustración a base de melón fresco. Puse algo de Chambao y me relajé.
Mañana tal vez vuelva a ver si lo encuentro.